Beneficios de digitalizar su empresa en momentos de crisis

13/07/20 21:06
Armando Del Rosario

Innumerables veces se ha escuchado la referencia “crisis es igual a oportunidad” y en los últimos meses no se ha demostrado lo contrario. Se ha visto la mayor adaptabilidad de empresas de todo tipo y en tiempo récord, desde gimnasios con clases por video, hasta compañías enviando computadoras portátiles a sus empleados e invirtiendo en ciberseguridad. Aunque los momentos de crisis sin dudas traen incertidumbre, paralizarse puede ser una de las decisiones empresariales menos aconsejadas. Es entonces cuando la oportunidad de digitalizar debe hacerse tangible y tomar riesgos con cautela traerá grandes beneficios.

La curva de adopción será más rápida

Cuando en circunstancias normales la innovación llega rápidamente y sin mayores costes sólo a los usuarios visionarios, es un hecho que en momentos de crisis las curvas de adopción por parte de los grupos más conservadores se aceleran. La forma de pensar y actuar, tanto de sus dependientes como de sus clientes, cambia positivamente en tiempos difíciles. Esto quiere decir que se muestran más predispuestos a realizar cosas nuevas y pensar fuera de la caja, dos actitudes imprescindibles a la hora de innovar.

Véase por ejemplo durante la actual crisis del Covid-19 el caso de los supermercados. Por mucho tiempo han querido desplazar su clientela a la compra online, sin embargo, debido a barreras psicológicas del cliente no han sido del todo exitosos. No obstante, ya en las primeras semanas de confinamiento, la adopción del servicio y los niveles de demanda han sido de tal magnitud que, como resultado, muchas cadenas de suministro y escalabilidad demostraron no estar preparadas.

Los cambios estructurales traerán mayores retornos

Por lo mencionado anteriormente resulta conveniente repensar ciertas estructuras vigentes. A pesar de la reticencia natural de plantear cambios radicales en tiempos inestables o de poca previsibilidad, el beneficio de invertir en estrategias para muchas partes de su modelo de negocio será mayor, que cuando sólo de adapte mínimamente un producto existente. Por ello, es importante considerar y tomar las oportunidades que traen las circunstancias excepcionales.

Para este tipo de cambios es posible que las administraciones públicas impartan políticas económicas más beneficiosas, bajo el compromiso de contribuir fehacientemente a la innovación y evolución del sector. Los tomadores de decisiones deben evaluar y aprovechar la flexibilidad y reducción de costos que representará la obtención de líneas de crédito más económicas o la participación en planes de incentivos. Se debe insistir que en la mayoría de los casos, el arreglo rápido de un producto o servicio analógico previo, podrá dar ciertos retornos durante el período de crisis, en comparación a no realizar modificaciones, pero probablemente no será sostenible después de la crisis. El nivel de crecimiento empresarial y social obtenible en el mediano y largo plazo, será mayor cuando se tomen decisiones fundamentales.

Se estará preparado para afrontar las demandas de la nueva normalidad

Quienes se resistan a invertir durante el periodo de crisis, es probable que queden rezagados una vez que ésta acabe y tendrán mayores dificultades para recuperar los niveles de negocios que tenían antes de la crisis.

Debe asimilarse el potencial que representa invertir en sistemas y recursos para el análisis de datos durante este período. Identificar y mapear correctamente las tendencias a medida que van surgiendo, permitirá  saber cómo su cliente muta en su experiencia de uso y factores decisivos. Estos resultados deben aplicarse directamente al producto o servicio. Es decir, la capacidad analítica suficiente permite prever con mayor acierto cómo será la nueva normalidad y, por lo tanto, sus inversiones lo dejarán en posición de ventaja frente a quienes han decidido paralizarse ahora para decidir luego.

Los tiempos críticos suponen un cambio en la relación con sus clientes, proveedores e incluso dependientes y es así que las empresas dispuestas a moverse con estos cambios serán sin dudas las más beneficiadas.