Cinco barreras para la innovación en la banca digital y cómo superarlas

12/08/20 23:03
Erika Galaviz

En lo últimos años uno de los mayores desafíos para la banca ha sido tratar de seguir el ritmo de la innovación y las demandas digitales crecientes. Quienes han decidido invertir en superar estas barreras son actualmente posicionados al frente de sus competidores, están más preparados para los retos del futuro y son los preferidos de los clientes.

Dentro de ese universo de transformación de la banca tradicional y su paso a la digitalización, se pueden observar cinco principales factores que influirán en el éxito de su estrategia en tiempos modernos:

  • Canales de interacción con el cliente

Desde su nacimiento la banca se ha basado en un modelo de negocio en torno a las sucursales bancarias físicas y el trato presencial con el cliente. Este patrón se ha ido dejando atrás con el correr del tiempo para dar lugar a la interacción a distancia, primero telefónica y recientemente, móvil y digital.

El mayor reto en este aspecto será contar con los canales de interacción correctos para su audiencia. La variedad de canales digitales es tan amplia que deberá dedicar el tiempo necesario en conocer al usuario en profundidad y luego responder a sus demandas de manera ágil. En particular las alianzas con empresas expertas en estas materias como Omnibanca, serán clave para superar de forma exitosa ciertos obstáculos, como saber elegir la solución adecuada y reducir los tiempos de implementación.

  • Productos idóneos y comprensibles

A la hora de vender sus productos más relevantes y más aún, cuando se habla de productos financieros, lo más importante es lograr sobrepasar la barrera de la complejidad de los mismos. La gran mayoría de los clientes de banca minorista prefieren el lenguaje cotidiano y al alcance de su mano a la hora de comprar un producto. Se deberá entonces intentar reducir el contenido redundante y complejo y reemplazarlo por formas de comunicación que resulten más sencillas, incluso incorporando imágenes e interacciones dinámicas.

  • Sistemas operativos actualizados

Muchas veces las nuevas tecnologías no resultan compatibles con sistemas operativos arcaicos que han sido creados e instalados para otros tiempos. Será conveniente entonces llamar al cuerpo directivo para una evaluación minuciosa respecto de la necesidad de cambiar ciertos sistemas utilizados hasta el momento.

El alto coste que este tipo de cambios acarrean suelen ser una traba para la innovación y el crecimiento. No obstante, si se realiza un buen plan de negocios para analizar los costos y beneficios, a mediano y largo plazo, podrá resultar en una inversión con mayor retorno que posicione a su negocio al frente de la competencia y, sobretodo, sea más flexible a la hora de implementar cambios en tiempos venideros.

  • Regulación rígida

Es sabido que la innovación en todas las áreas ha siempre precedido a la regulación, que sólo ha tratado de alcanzarla lenta e infructuosamente. Por ello, en numerosas oportunidades usted y su empresa, encontrarán barreras y normativas poco flexibles o costosas de implementación. En la actualidad, la colaboración e integración con terceras partes especializadas en ciertos servicios regulados, le ayudarán en ese proceso, no sólo a la hora de reducir costos, sino también para mitigar riesgos de tipo normativo.

  • Seguridad

La posibilidad de perder un cliente bancario por una falla de seguridad es muy alta, por ello, debe ponerse especial énfasis en contar con los más altos estándares. Ahora bien, ¿cómo combinar seguridad e interacción digital? Principalmente deberán crearse sistemas de monitoreo de incidencias, por ejemplo, de errores en asuntos de autenticación a la hora de ingreso a la banca online o de realización de operaciones. Esto permitirá no sólo subsanarlos, sino que también le brindará información relevante a la hora de decidir dónde invertir el dinero. La implementación de SMS o factores de autenticación doble resultan convenientes, tanto desde el punto de vista de integración como de experiencia de usuario.

Si se logra analizar y tomar acciones en estos puntos clave, teniendo siempre al cliente en el centro de la estrategia e invirtiendo el tiempo necesario en entender sus necesidades y demandas, las dificultades que se presenten serán abordadas de forma correcta y los resultados excederán sus expectativas. La agilidad en la ejecución será un factor clave a la hora de ser competitivos y llegar a tiempo a la creciente digitalización del sector.