El sector financiero se encuentra en un proceso de cambio y redefinición originado por el impacto de las nuevas tecnologías y la aparición del ‘fintech’; un nuevo modelo que está cambiando la forma de entregar servicios financieros utilizando tecnología y que ha puesto en duda el futuro de los bancos. En plena transformación digital del sector financiero, poco a poco los servicios de banca móvil se están implantando con más fuerza.

 La tecnología no solo está modificando el sector financiero, también la sociedad. El comportamiento de los clientes ya no es el mismo y tampoco es igual la forma en la que desean relacionarse con las entidades bancarias. Los usuarios han adaptado lo digital a distintos ámbitos de su vida incluyendo el financiero, y ahora demandan servicios en cualquier momento y lugar.

Para sobrevivir, adaptarse y evolucionar al fenómeno digital, las entidades financieras deben entender primero qué valor aporta lo digital a su empresa, centrarse en las áreas de mayor potencial y colocar al cliente en el centro para entregar servicios que estén acorde a las expectativas de sus clientes. La banca del futuro se vislumbra como abierta, modular y a la medida.

 ¿Cuáles son los 5 pilares de una entidad bancaria digital?

1.-Estrategia digital centrada en el cliente

El punto focal de toda estrategia digital debe ser siempre el cliente. Mejorar constante la experiencia del cliente es la única forma de ofrecer servicios y productos digitales que generan valor, para  conseguir la anhelada fidelización.

 2.-Omnicanalidad

Para ofrecer una gran experiencia el usuario debe poder controlar el tiempo, el lugar, el canal y la información necesaria para desarrollar sus actividades financieras, y esto solo es posible bajo un enfoque omnicanal. La omnicanalidad permite que el cliente tome control de los canales que quiere utilizar.

3.-Alianza estratégica con empresas fintech

Las alianzas entre las startups fintech y las entidades financieras permiten impulsar la transformación digital de estas organizaciones tradicionales a través de plataformas innovadoras para la entrega de servicios digitales. Además, les permite ampliar la visión con respecto a los modelos de negocio y acceder a soluciones diseñadas y pensadas en la experiencia de los nuevos usuarios digitales.

4.-Cambio en la cultura organizacional

La cultura de departamentos trabajando de forma aislada quedó atrás. La cultura digital fomenta el trabajo en equipos multidisciplinarios como elemento clave para ganar agilidad en la construcción de soluciones efectivas, en los procesos de negocio y en el lanzamiento o mejora de un producto o servicio.

Por otra parte, las organizaciones financieras también deben construir una nueva cultura eficiente y más ágil para la innovación, que integre también a todos los departamentos de la entidad. En la era digital los cambios son constantes, tanto en el sector financiero como fuera de él, por eso, los bancos deben identificarlos y reaccionar a tiempo para evolucionar continuamente.

5.-Gestión de APIs y arquitectura abierta de TI

Las APIs (Application Programming Interface) tienen un papel esencial en la transformación de aplicaciones y servicios para una organización digital. En el contexto de los bancos, las APIs son necesarias para compartir sus datos con terceros de forma segura en iniciativas Open Banking, para aprovechar el conocimiento de terceros y ofrecer a su vez conocimiento a otros.

A nivel interno, las APIs son importantes para integrar los procesos empresariales y a la vez mantienen la flexibilidad para futuros cambios.

De cara al cliente, las APIs permiten que los bancos puedan ofrecer una experiencia omnicanal sin fisuras, o disfrutar de nuevos servicios a través de plataformas fintech. En este sentido, el cliente recibe beneficios, como por ejemplo: transferir con mayor facilidad los fondos y comparar las ofertas de productos, siempre con el objetivo de mejorar progresivamente la interacción y ofrecer una experiencia bancaria que satisfaga las necesidades de cada usuario de la manera más rentable.

En la era actual, aquellas entidades que tomen el control y sean capaces de convertirse en disruptores de sus mercados emergerán como los auténticos líderes del universo digital.

Con Omnibanca, su organización puede elegir por dónde desea empezar para iniciar el camino hacia la transformación digital, ya que nuestra solución es totalmente modular y escalable para adaptarse a sus necesidades actuales y futuras.